22 Dic

Mensaje de Fin de Año

En el mes de hacer los balances pertinentes y una autoevaluación de la administración y gestión, quería transmitir algunos puntos salientes del año, intentando poner sobre la mesa lo bueno y lo que no lo fue tanto, ya que considero que solo focalizar en solo uno de estos aspectos carece de sentido.

Hemos transitado un primer año de esta gestión, muy particular en cuanto al ingreso de documentación, en la cual se evidencia la carencia de medidas de gobierno en los diferentes estadios tendientes a favorecer la actividad profesional y el impulso de la economía real, las cuales se vieron fuertemente resentidas ante una ventaja de la rentabilidad en el sector financiero, sumado a la pérdida del salario real y la falta de líneas de créditos que motoricen la industria a la cual pertenecemos. Esto lo hemos reclamado en varias oportunidades en diversos medios, recomendando la instrumentación de políticas de incentivo para el sector, ya sea de manera individual como en ámbitos inter institucionales sin conseguir acciones significativas que reviertan esta situación.

Esperamos en los próximos meses continuar algunas gestiones y encaminar nuevas, que permitan hacer más visible este problema que atraviesa todas las ramas técnicas.

En cuanto a las gestiones de funcionamiento interno del Distrito, felizmente hemos alcanzado con la compra de una sede en Pinamar un objetivo planteado hace varios años, cuando decidimos que el recurso de la institución sea capitalizado en nueva infraestructura que en primer lugar redunde en mejor servicio para el matriculado y en segundo lugar se corresponda con una imagen institucional fuerte y clara.

Queda mucho por recorrer para que este objetivo sea totalmente visible, pero también pudimos encaminar la construcción de una nueva sede en el partido de La Costa, la cual tiene un proceso que comenzó hace 2 años con la compra del lote, se realizó un concurso el cual tuvo una gran participación para plasmar el proyecto, hasta ese momento inédito en el ámbito colegial, luego una compulsa de precios que determino finalmente quienes están a cargo de la construcción que comenzó hace una semana.

Es para destacar que estos proyectos han sido posible en gran medida por la vocación de servicio y el sentido de pertenencia de los colaboradores del distrito que se han comprendido, y que estos objetivos no se podían alcanzar con otra política económica que no sea la de austeridad en el manejo del recurso ajeno que se genera a partir del aporte de los profesionales. Este modelo de conducción, seguramente perfectible, es el que nos permite pensar en crecimientos futuros y sostenidos.

En lo personal agradezco especialmente a todos los miembros del equipo de colaboradores que este año, han contribuido y han hecho su mejor esfuerzo para cumplir con las demandas y necesidades de los colegas.

Finalmente, en el marco de otra de las premisas que tiene esta gestión, es que seguimos insistiendo en cuanto a promover la alternancia en los espacios de poder en general, la permanente capacitación y renovación, la incorporación de nuevos profesionales con la firme convicción de entender que el colegio debe ser conducido por los matriculados, que en definitiva son quienes tienen el real termómetro de cuáles son las herramientas necesarias que permitan mejorar la calidad profesional del servicio que brindamos a la comunidad. Por ello, es que nos encontraremos el próximo año con nuevos colegas que asuman distintas responsabilidades colegiales y que aporten nuevas miradas en esta línea. Demás está decir que a aquellos integrantes del staff que han decidido emprender nuevos horizontes de desarrollo profesional, no tenemos más que palabras de agradecimiento por el esfuerzo de haber aportado a nuestra institución sus saberes, valorando inmensamente el esfuerzo realizado y el compromiso asumido.

Nos queda mucho por delante, continuaremos con el compromiso de siempre y redoblando el esfuerzo para mejorar permanentemente, de mí parte y de todo el Consejo Directivo del Distrito 5 queremos transmitir nuestro deseo de una Feliz Navidad y un próspero Año 2019.

Martín Carrasco