22 Sep

COU PINAMAR, el Colegio de Técnicos marca la diferencia

Con una predominancia de profesionales, se realizó una audiencia pública para tratar la actualización del código. La densidad poblacional, el recurso del acuífero, zonificación, estudios de evaluación ambiental y los premios fueron parte de los indicadores de la preocupación de quienes participaron.

Luego de batallar bastante, de idas y vueltas, de dudar o no del apoyo del intendente, y cientos de otras cuestiones que se fueron intercalando en los últimos años, el martes pasado se llevó a cabo la audiencia pública convocada a fin de tratar el proyecto de actualización del Código de Ordenamiento Urbano (COU). Con 38 oradores inscriptos en el Concejo Deliberante, la audiencia, que según los impulsores no era necesaria y para los detractores resultaba obligatoria, podría considerarse un éxito, sobre todo teniendo en cuenta otras experiencias de este tipo. Apenas unos minutos después del horario pactado, la presidente del HCD, Mercedes Taurizano, dio la bienvenida a la que se sumó el jefe de Gabinete, Federico Panzieri, quien comentó los diferentes pasos de este anteproyecto, explicando que no es cerrado sino pasible de ser cambiado, dada su condición con lo que surgiera de esta audiencia pública, y con las modificaciones que haga luego la Provincia. Después, tomó la palabra el concejal Augusto Urrizola, que presentó el proyecto, para luego dar espacio a los oradores, en el orden en el que se habían anotado:

Edgardo Paso agradeció que fuera público y luego comentó el concepto de plusvalía al que calificó de innovador y generador de recursos genuinos al municipio. Pero debe ser accesible, con cuotas para evitar el abuso de quienes lucran con el mercado inmobiliario. Por otro lado habló de la necesidad de acompañar con desarrollo el crecimiento de Pinamar y apuntó a la múltiples construcciones del casco de Pinamar que han quedado viejas, hechas en épocas en las que no se brindaban servicios al turismo y hoy remodelarlas sale más caro que tirarlas abajo.

Alejandro de Matteis se manifestó de acuerdo con la modificación del código, pero planteó algunas apreciaciones dejando entrever que se estaba haciendo el camino opuesto. Objetó que tendría que ser el área de Planeamiento la que elevara el anteproyecto al Concejo. Señaló varias normativas por las que este pre-proyecto debiera ir acompañado por un estudio de impacto ambiental. Por otro lado, pidió que no se modifiquen los indicadores de densidad hasta que no esté en funcionamiento la planta depuradora. Planteó la necesidad de crear una Comisión permanente de monitoreo en lugar de una revisión cada cinco años.

Pablo Vilas: “Gracias al COU y su espíritu, hoy es la ciudad verde en la que vivimos. Debe actualizarse sin perder su génesis, sus aspectos estructurales. Lo que debemos es concientizar tanto a vecinos como a profesionales proyectistas de que se debe acompañar este crecimiento cuidando el medio”, señaló. Pidió que se verifique la reposición de árboles tras la remoción, porque, si bien se debería hacer, no se hace. Y, por otro lado, aconsejó una revisión cada dos años, aunque se haga a fondo cada cinco.

El ingeniero Bruno Nicolini vio con agrado la modificación del COU. Señaló que Valeria del Mar, así como el resto de las localidades, ha sufrido enormes modificaciones y era necesaria una actualización. Recordó que, como ex funcionario de Madariaga, vivió algo similar con una modificación de un sector del partido en el que trabajó durante dos años, por lo que se presentó un anteproyecto que se elevó a la Provincia.

El arquitecto Adrián Calabrese recordó que cuando se hizo desde el CAAIP, el cambio se lo vio de manera positiva, ya que desde el Ejecutivo, por entonces, no había miras de avanzar en ese sentido: “Todos los profesionales hicimos un esfuerzo por mejorar lo que hay. La intención es que esto siga creciendo pero creciendo bien. Se tomó en cuenta casi todo. Siempre se puede perfeccionar, pero si no avanzamos no modificamos nada”.

Lucas Ventoso reiteró sus reclamos en relación al cumplimento de un paso previo, es decir un estudio de impacto ambiental anterior a la audiencia pública, aclarando que sin esto no será suficiente lo que se haga al respecto, será carente de legalidad. Por otro lado, comentó que se está intentando aumentar la densidad, sin incrementar sus espacios verdes. El problema que tiene Pinamar no es urbanístico sino social. También reclamó por los premios propuestos por el proyecto.

El arquitecto Antonio Carrasco, como vecino de Valeria del Mar y profesional, presentó objeción a la zona artesanal industrial que existía para pequeños talleres y sostenimiento; hoy se intenta agrandar la zona industrial para poder trasladar la que se saca de Pinamar, sin embargo, eso no sería adecuado porque se avasallaría la idiosincrasia de cada localidad. Por otro lado, planteó su acuerdo con los premios y la determinación del patrimonio histórico de Pinamar. Para los premios estimó que sea un equipo de profesionales el que haga las evaluaciones.

El arquitecto Rubén García: Trazó un derrotero del proyecto desde el CAAIP y el HCD, en los últimos cinco años.

El arquitecto Alejandro Deana le dio su voto de confianza al proyecto “porque arranca de forma transparente en una audiencia pública en la que se puede escuchar y opinar, se puede avanzar en este proyecto y revisarlo cada dos años”.

El ingeniero Miguel Avendaño, miembro y fundador del CAAIP, aseguró que se requiere de un estudio de impacto ambiental antes de la aprobación del proyecto, así como una revisión de parte de la Provincia para evitar contratiempos luego. Fue quien más profundizó en el recurso hídrico sin minimizarlo o ignorarlo.

La ingeniera Mabel Dolhare arrancó apoyando este proyecto por considerarlo plural y consensuado, valoró que se invitó a profesionales y que es necesario “debido al crecimiento de Pinamar”.

El agrimensor Ariel Triana hizo foco en Valeria y Ostende, se mostró en desacuerdo con incrementar los indicadores potenciales con las plantas domiciliarias, solicitó que esperen a la realización de la planta depuradora. La zona industrial no debe trasladarse a esas localidades donde ya hay lotes pequeños y calles más angostas. Por otro lado, aclaró que hoy no se están aumentando indicadores sino visibilizando lo que ya existe por deficiencia en los controles y de la fiscalización, “lo que espero es que dentro de quince años no nos juntemos otra vez porque nuevamente hubo falta de fiscalización. Por otro lado, quiero agregar que se incorpore un premio verde no solo a las obras nuevas sino además para aquellos que cuidan el agua, riegan en horario o establecen parques sin necesidad de riego. Como una medida proactiva para cuidar el agua del partido”.

Para el arquitecto Fabián Cambre, cualquier modificación del COU debe contar con estudios previos de factibilidad de servicios, demográficos y ambientales. Asimismo enumeró una serie de criterios que a su entender son necesarios antes de avanzar en este proyecto.

Iván Chumacero Córdova señaló, desde su rol de residente de Ostende, que Moby Dick no fue tenido en cuenta, un barrio en el que viven más de 60 familias y contiene a la comisaría de Ostende.

Arquitecta Alicia Álvarez Iturregui: “Según la Ley 11.723, debería hacerse un estudio de impacto ambiental previo a la aprobación del proyecto”, dijo. Por otro lado, pidió que se haga un proceso gradual, dejando las modificaciones de mayor impacto para más adelante, avanzando sobre los cambios más leves.

La arquitecta Celeste Siccardi se mostró de acuerdo con una modificación del código de ordenamiento y celebró la creación del espacio, compartió opinión con De Matteis acerca de que esta audiencia es prematura. Desde su rol de representante del Colegio de Arquitectos cuestionó la falta de rigurosidad en los pasos y procedimientos a seguir. “Creemos firmemente que esta reforma no debería aumentar densidad, pero sí cambiar uso para homologar la realidad. El proyecto debe seguir adelante, pero sin involucrar de momento un aumento de densidad, hasta tanto se genere una planificación de una forma nueva de captar agua, porque ése es el problema actual del acuífero”, expresó.

El arquitecto Ramón Uranga manifestó que en el tratamiento del código se han logrado consensos en algunos aspectos y que otros no, deben preservarse los premios. Detalló varias cuestiones técnicas que deben observarse. Dejó por escrito las sugerencias, ya que algunas de ellas son nuevas y no han sido tratadas hasta la fecha.

Schittko Gunter: este reconocido morador de Valeria del Mar señaló que, a su entender, el determinante es el agua, por lo que fue detallando cuestiones técnicas para tener en cuenta y de las que dejará constancia en el HCD.

Luego se verificó que varios oradores se habían retirado sin exponer, ellos son Osvaldo Panelli, Marcela Silvestrone, Hugo Silvestrone, Fernando Andina, Claudio Barbieri, Julio Roldán, Jorge Salerno y el ingeniero Hugo Mason.

Juan José Repetto, como pionero de la localidad de Ostende, dice que correr la zona industrial a Ostende y Valeria del Mar es barrer la mugre debajo de la alfombra. En relación con un polo gastronómico sobre Biarritz, comentó que no existen ni veredas ni espacio para autos, por lo que será un problema para más adelante. “Este código viene a corroborar que Ostende y Valeria son el patito feo del partido”, aseveró.

Luego la convocatoria siguió y se verificaron las ausencias de Ingrid Gómez, Rosario Aramayo, y Raúl Aramayo.

El arquitecto Gabriel Vidauli es uno de los responsables del código sancionado en el 87, ya que era el responsable de Obras Públicas entonces; en ese momento se ordenó toda la normativa respecto a la urbanización. “Nadie suponía que en tanto tiempo no iba a haber modificaciones y tanto desgobierno. Si tienen en cuenta, de los oradores, la mayoría son ingenieros, arquitectos y técnicos; estamos en una burbuja, no está la gente. Debemos ordenar la ciudad, que se ha desmadrado; al perder su rumbo pierde el público; debe volver a ser única, de élite”, estimó. Se mostró en contra de la plusvalía, porque “cualquiera con dinero cambia los indicadores”.

Ángelo Simeone se refirió a la problemática del agua, así como de la necesidad de cuidar el cordón dunícola.

El ingeniero Juan Manuel Jorge habló mayoritariamente sobre Cariló como asesor técnico en el Consejo Asesor de Cariló; mostró su acuerdo con la no modificación del COU en Cariló, pero sí se manifestó preocupado por incluir un sector urbano que hoy está en juicio. Fue otro de los profesionales que dejó material de su evaluación sobre el tema.

Susana Lastra, en respuesta a Vidauli, agregó que “el pueblo se fue porque tiene que trabajar, pero sí ha participado. Pido que en Ostende nos permitan trabajar dignamente, y aportando lo correspondiente con las inspecciones que tienen que hacerse”.

Ya sin más oradores, Panzieri informó que para cualquier consulta quedará abierto el correo: audienciapublica@pinamar.gob.ar desde las 18 del jueves 21 de septiembre.

Luego de casi cuatro horas de exposición, la audiencia finalizó.

Fuentes:

30 Ago

Charla Informativa en PINAMAR

TÉRMICA SOLAR ARGENTINA se presentará el Jueves 31 de Agosto, en el auditorio de Jupiter y Jason de la ciudad de Pinamar.

Se trata de una charla de difusión de los conceptos generales sobre energía solar aplicada al calentamiento de agua, presentación de productos y tecnología, sus aplicaciones y servicios brindados por la empresa.

Patrocinada por Triangular, empresa dedicada a las Calderas y sistemas de calentamiento con energías alternativas, nos ampliaran los conocimientos sobre esta temática, cada vez mas demandada por los comitentes.

Con la Organización de los representantes del Distrito 5 del Colegio de Técnicos de la Provincia de Buenos Aires, esperamos puedan acercarse los colegas para aprovechar esta oportunidad de aprendizaje.

 

22 Ago

El gobierno participará de la actualización del COU (PINAMAR)

FUENTE: http://www.elpionero.com.ar/

El tratamiento se había tornado polémico, los profesionales se habían pronunciado en contra del proyecto, incluyendo a la Secretaría de Planeamiento. No obstante, se pretendió incluir su tratamiento en la última sesión sin las evaluaciones prescriptas por las leyes provinciales.

Circunstancias extrañas y preocupantes rodean a la actualización del Código de Ordenamiento Urbano (COU), una modificatoria en la que todos los sectores coinciden pero donde hay gruesas discrepancias en cuanto a los pasos a seguir. Lo cierto es que el modelo propuesto desde la presidencia de la Comisión de Planeamiento del Concejo Deliberante ha merecido una serie de reparos por parte del concejal Lucas Ventoso, en primera instancia quien desde el inicio del proceso ha manifestado que se deben cumplir los pasos que prevé la ley, que consisten en las evaluaciones ambientales y en una convocatoria a asamblea pública.

La posición del concejal radical, hoy como integrante del bloque de Cambiemos, se hace fuerte en que en su momento la Secretaría de Planeamiento emitió un dictamen negativo contra el proyecto que propugna el arquitecto Augusto Urrizola. O sea, la voz cantante y autorizada del Ejecutivo ha desaconsejado seguir adelante por esa vía.

A esa presentación le siguió otro escrito con la misma intención de interrumpir el proceso, firmado por los arquitectos Ramón Uranga y María Celeste Siccardi, delegado Pinamar-Madariaga y coordinadora IEU-Área Norte, respectivamente, ambos en representación del Colegio de Arquitectos, Distrito IX. La nota ingresó al Concejo el primer día de agosto y fue registrada con el número 1418.

La otra nota con el mismo espíritu fue ingresada por el Colegio de Técnicos de la Provincia de Buenos Aires en la misma fecha; en este caso firmaron los técnicos Alejandro Dematteis y Diego Peláez en representación de la entidad que los nuclea.

Ventoso VV

Ventoso fue el encargado de llevar, en soledad, adelante el reclamo vía debate en el legislativo. Algunos profesionales anoticiaron a este medio sobre la gravedad del hecho y prefirieron canalizar su accionar a través de sus respectivos colegios. El resultado está a la vista. Hasta que, con fecha 10 de agosto, ingresó un nuevo documento redactado en conjunto por técnicos y arquitectos, seriamente preocupados.

A esta altura y luego de una pretendida inclusión del tema en el orden del día de la última sesión, consultamos al arquitecto Ramón Uranga y al técnico Alejandro Dematteis.

El arquitecto fue el primero en expresarse: “El proceso tendría que ser abierto a todas las instituciones comunitarias con las problemáticas de cada localidad. La gente tiene que saber cuál es la situación real de Pinamar, tanto desde el punto de vista de la infraestructura y ambiental, para qué se quiere modificar el código, para qué se lo quiere aggiornar, y queremos hacer un gran equipo comunitario, el Ejecutivo, el HCD y las instituciones, trabajar mancomunadamente. Para esto hay que tener voluntad de generar consenso. Hoy, tal cual está el trabajo, los consensos son muy parciales y faltan instancias de participación, que se las quiere pasar por alto o se argumenta que se hicieron pero no se hicieron como debe ser. Es a raíz de todas estas situaciones que nosotros hacemos un planteo en referencia a que hay normas provinciales con las cuales hay que cumplir, como es el tema de la audiencia pública o los estudios de impacto ambiental [EIA], como es el tema de trabajar de forma conjunta con la Dirección de Ordenamiento Urbano, que es la que en última instancia aprueba esto y a partir de esa aprobación entra en vigencia la norma. Y después está la discusión que se tiene que dar la comunidad sobre esa modificación. Cada vez estamos más condicionados porque vamos creciendo desordenadamente, sin infraestructura y cada vez los compromisos son mayores”.

Por supuesto que hay quienes quieren dar una respuesta rápida al tema mientras que los colegios tienen una visión más territorial, más a largo plazo, entienden que es necesario pensar en las generaciones venideras. Manifiestan que no se puede decidir sin cumplir con las normas técnicas.

Dematteis señala que hasta ahora han adquirido un conocimiento relacionado con lo que les mostraron, ya que nunca tuvieron la totalidad del expediente en sus manos. Ello no quitó que se sumaran al debate respondiendo a las invitaciones cursadas oportunamente.

“Vemos algunas cosas que por lo menos nos llaman la atención, más allá de que somos conscientes de que el COU hay que modificarlo, necesita una actualización, tiene muchos años. Hay muchas cosas arregladas en el Concejo a través de las enmiendas que se hicieron por las excepciones y esto hay que reverlo. Por otro lado, entendemos también que hay un trabajo, como dice Uranga, de hace cuatro o cinco años, del que participó mucha gente que con mucha voluntad puso su esfuerzo. Tal como él dice, busquemos el consenso y una determinada apertura. Pero yo desde mi punto de vista veo algunas cositas más graves. En el momento en que la Secretaría de Planeamiento hace el informe yo voy a estudiar las leyes, la 8912 y la 11723 (de impacto ambiental) y me encuentro con que hay una observación medio soslayada a lo que dice la ley y, como se está desarrollando la última parte del proceso, me pregunto por qué. Porque, como todos saben, el HCD quería subir el tema para que sea tratado en la última sesión y convocar ya a una audiencia pública. Al respecto, la Ley 11723 es muy específica y dice que hay que pedir el EIA previo. Las prestadoras de servicios nos tienen que decir qué capacidad tenemos para instalar gas, cloacas, agua y luz. Y voy a poner un ejemplo claro. Si durante tres años no tenemos gas natural, los edificios que se hagan van a ser duales, y si durante ese lapso hay inversiones, hay que ver si CALP está preparada para dar el servicio si nosotros aumentamos las densidades, o explota todo. Hay que pedir los informes que forman parte de todo este proceso”, alerta el técnico.

En relación a la Ley 8912, esta norma dice que el proyecto debería ser avalado por lo menos por la Secretaría de Planeamiento, un área especial para manejar y llevar adelante con la Provincia todo este tipo de cosas.

Otro dato a tener en cuenta con relación a la carga. Vale recordar que el geólogo Leandro Rodríguez Capítulo, en su trabajo de tesis, habló de que Pinamar estaba consumiendo el agua geológica. En un ligero análisis, Dematteis, luego de aclarar que se trata de su criterio personal, considera que se está realizando el proceso inverso. Esto nace en el Centro de Arquitectos, Agrimensores e Ingenieros de Pinamar (CAAIP); de ahí tiene una apertura profesional. “Yo creo que estamos en el momento de encauzar la situación, pedir los informes técnicos y proceder en consecuencia”. Por consiguiente, el técnico se asombra de que los estudios hayan sido hechos por profesionales particulares y sin la homologación del Ejecutivo a través de Planeamiento. Y prosigue con su propuesta: “Encaucemos la cosa, pasémoslo a Planeamiento. Hacemos la apertura de todos los informes técnicos para que en la evaluación estén, que se consulte a la Provincia, se abra a la comunidad, realizamos la audiencia pública y luego se baja al Concejo para votarlo cuando esté todo aprobado. ¿Es muy loco lo que estamos pensando? No. Es el camino correcto que indican las leyes”.

Uranga agrega: “Es un tema que si se trabaja se puede hacer en dos o tres meses, no mucho más. Además, no se puede modificar un código sin hacer participar a esa población con su opinión, sus actividades y todo lo concerniente”.

El COU tiene 30 años. En caso de actualizarlo corriendo riesgos innecesarios, se pueden producir daños irreversibles, la modificación está regida por leyes provinciales, o sea, por encima de cualquier ordenanza. Es más, de no seguirse los lineamientos legales, cualquier persona puede pedir su anulación en un juzgado territorial.

“En realidad, el código es una parte, acá lo que hay que planificar es el partido con una visión estratégica a largo plazo. Uno lo que tiene que hacer es alumbrado, cordón cuneta, obras de equipamiento, el tema social, contención, tanto en Ostende como en Valeria. Una localidad con gastronomía y hotelería en franco crecimiento. El urbanismo no se agota en el código”, aclara Uranga.

Sobre el cierre de esta edición, Prensa del HCD publicó en relación a la Comisión de Planeamiento y su reunión del martes 15: “En la mañana de hoy se reunió la comisión de Planeamiento la que dio inicio con el comentario de Augusto Urrizola sobre una conversación mantenida con el Jefe de Gabinete, quien se comprometió a entregar en los próximos días tres informes, uno de Rodrígues Capítulo, sobre la situación hidrogeológica del Partido; otro de Enrique Sánchez, de la situación ambiental y otro certificando la pre factibilidad de servicios en los lugares en los que se amplían indicadores; por otro lado, frente al requerimiento en las cuestiones legales de este proyecto, se le pedirá dictamen al Asesor Legal del Municipio y por otro lado a Asesoría General de Gobierno. Por todo esto, se decide que el expediente quedará en la comisión de Planeamiento, sin que esto implique que cualquier concejal pueda pedirlo para su análisis; y que recién cuando estén estos informes se someterá a tratamiento la actualización del COU”.

Es evidente que el gobierno ha tomado el toro por las astas, luego de esperar que pasen las PASO y lejos de tener una repercusión electoral. Por lo demás, la actitud y el reclamo de los profesionales quedan validados por lo expresado en el parte de prensa.

 

NOTA PUBLICADA EN: http://www.elpionero.com.ar/El-gobierno-participara-de-la-actualizacion-del-COU

02 Ago

Delegado de Técnicos en Pinamar marca posición respecto del COU

En una misiva dirigida al Honorable Concejo Deliberante de la ciudad de Pinamar, el delegado del Distrito 5 del Colegio de Técnicos advierte la importancia del debido proceso en una discusión tan trascendental como la del Ordenamiento Urbano del Partido.

Alejandro Dematteis en su carácter de representante del presidente Diego Pelaez, dejaron por escrito ante el cuerpo de concejales la posición destacando que la propuesta “va en línea con el documento presentado oportunamente ante el CAU y se efectúa con el afán de sumar una  visión  positiva en esta avanzada etapa  del  proceso que si bien, necesaria,  es de expreso cuidado, poniéndose una vez más  a disposición  de la gestión para llevar adelante una tarea mancomunada que lleve esta instancia a feliz término tanto en forma legal como legitima y sin fisuras.”

Tanto Dematteis como Victoria Blanco, quien esta a cargo del visado en la delegación, han contribuido en la linea de una mayor presencia institucional que seguirá, profundizándose permanentemente con el objetivo, siempre de jerarquizar las profesiones nucleadas en nuestro colegio.

VICTORIA BLANCO
ALEJANDRO DEMATTEIS

FOTO DE: http://www.elcarterodepinamar.com

27 Abr

Pinamar: Inicio y actualización en la profesión 2017

Invitamos a los interesados recientemente incorporados a la matricula del Colegio de Técnicos y a aquellos que por diversos motivos consideren que necesitan una actualización a participar de la edición 2017 del curso/taller que anualmente realizamos en la ciudad de Pinamar en la pinturería Santa Coloma (calles Júpiter y Jason).

El mismo tiene el objeto de orientar a los profesionales en el manejo de herramientas que sirven para la tramitación de documentación en nuestra institución y otras relacionadas, conocimiento de la normativa involucrada, gestiones municipales entre otros temas.

>> Ir al formulario de pre-inscripción